Hace un tiempo tenia este post en la cabeza, de lo que quería escribir es de los recitales y todas las sensaciones que provocan. Todo aquel que haya asistido a unos cuantos, sabe de lo que estoy hablando. En general me gusta mucho la música y escucho varios estilos, pero los shows que mas disfruto son los de Rock y Metal.

Ciro y los Persas Ferro 2014

Ciro y los Persas Ferro Octubre 2014

Este año fui a todos los shows que realizo Ciro y los Persas en Capital Federal, 2 Luna Park y 2 en el estadio de mi querido Ferro Carril Oeste. Un amigo hace un tiempo me pregunto: “¿No te cansas? Siempre tocan lo mismo…”, y el punto es que no se trata de que toquen las mismas canciones, sino la sinergia que se genera entre el publico y el artista cuando las melodias empiezan a sonar y extasiar a la masa, en palabras mas simples le dije: “No, no me canso, es una fiesta cada vez que voy”. Yo creo que cada uno disfruta de manera diferente los recitales, muchas veces el estilo de música es el que marca el alborotamiento interior que provoca querer moverse o quedarse pacíficamente disfrutando el ritmo. Algunas personas prefieren disfrutar sentadas en butacas desde lejos, otras en el campo pero lejos del calor humano que supone la cercanía al escenario, en mi caso, en general a los recitales de rock que voy, quiero ir a cantar hasta que la garganta me quede afónica, saltar y bailar como un loco entre la gente alienada, ahi donde nada importa, en la esencia del espectáculo, la entraña de la multitud, el lugar donde podes reírte, saltar, empujar, chocar y compartir una misma pasion con desconocidos sin que nadie te diga nada, el “Pogo”.

Si hago una retrospección en esta materia, durante mi corta existencia, agradezco poder haber ido a shows de artistas geniales como Iron Maiden, Paul McCartney, Eric Clapton, Foo Fighters, AC/DC, Rolling Stones, Metallica, etc., ver al artista en vivo para mi, es una experiencia única e irrepetible, cada vez es diferente y se vive de maneras distintas. Los recitales me encantan, pero me gusta toda la experiencia completa; El prepararme en mi casa, ponerme ropa medio pelo por que se que se me va a destruir, juntarme con alguien para ir, tomar unas cervezas antes o comer algo por que sabes que va a pasar un rato largo sin probar bocado, en el viaje empezar a ver remeras que indican que vas en buen camino, la multitud copando las calles cortadas y colmadas en los alrededores del lugar, los tipicos vendedores de remeras, cervezas, gaseosas y cual chuchería hallan conseguido del artista (que de por cierto se cotiza un 40% mas barato cuando termina el show), entrar al lugar, el olor a porro, el humo del escenario, la gente sacando fotos, las parejas, los grupos de amigos, los que van solos, los que se hacen amigos, los que gritan cosas (la pagina de Facebook los recitales andan diciendo para mas info), los pequeños espacios entre personas que se van reduciendo a medida que el escenario esta mas cerca, los grupitos que esperan sentados, los cánticos, los plomos que van de un lado al otro del escenario preparando todo, las chicas super arregladas que están adelante de todo antes que comience el show evidenciando su primera vez y su ignorancia de lo que les espera tan cercanas al ojo de la tormenta, me rio internamente de ellas, cuando empiezan a sonar los acordes la muchedumbre que se avalanza sobre las vallas haciéndoles sentir el cercado en el cuerpo a los de las primeras filas, los primeros riffs después de tanta calma, Dios!! que lindas sensaciones, gracias por la música humanidad!!, el delirio, la multitud cantando al unísono, acompañando en cada letra al Front-man, y coreando cada solo, la melodía del publico es tan agraciada como los acordes que llegan desde las tablas, los momentos de tranquilidad para recuperarse del esfuerzo físico que supone mantenerse en pie cuando la marea empieza a agitarse, volver a querer chocar y saltar, la sensación de felicidad cuando llega ese tema, el climax del show, la canción que querías que toquen, ahi la tenes, disfrutala, es para vos, y tenes miles de personas al lado sintiendo lo mismo, las chicas que te piden que les hagas “caballito”, el gordo que se saco la remera y lo tenes al lado trasladando su sudor en tu remera por la fricción, el de adelante que tiene pelo largo y se te engancha con los brazos, el que te putea por que esta atrás tuyo y no ve (esa me pasa seguido, mido 1.92mts), la sensación de estar llegando al final y no querer que se termine nunca, y por otro lado el cuerpo piediendote permiso para que entres en razón, el desenlace de la ceremonia, el cansancio, la descompresión de la masa, el aturdimiento de los oídos, salir a la calle con la turba a paso lento cual ganado que se dirige al matadero, buscar transporte, el olor a chivo que te queda pero la sonrisa de oreja a oreja de haber podido estar una vez mas en otro Ritual.

Algunos lo entenderán, otros no tanto, y a otros les parezca una tontería, pero esta va a ser una de las cosas que voy a extrañar cuando este lejos de estas tierras, nosotros los Argentinos, somos un publico excepcional, por suerte todavía queda otra vuelta a los estadios en 2015, donde le vamos a demostrar a Dave y los Foo, por que somos el mejor publico. Por lo menos AC/DC ya lo entendió: