Mi estadia en Londres fue una de las mas placenteras, podria escribir muchísimo sobre la ciudad más cosmopolita del mundo y todo lo que tiene para ofrecer, casi todo el mundo ama Londres (me incluyo), pero en este post no voy a escribir de la ciudad, sino de una anécdota. Se trata de como llegue a tomar el vuelo que salía a las 6.00 AM desde el aeropuerto de Gatwick hacia Amsterdam, quizás no tenga mucha gracia ni sentido, pero para mi fue uno de los momentos donde pude experimentar plenamente el “espíritu viajero”.

En Londres me hospede en un hostel en el area de Southwark London, pero como mi amigo Juan Francisco vive allí, estuve bastante tiempo en la casa compartida en la que vivía cerca de la estación de tube Royal Oak, tal es así, que el último dia tenia mi equipaje en su casa y debía partir desde ahí al aeropuerto.

El vuelo estaba reservado hacía meses, partía seis de la mañana desde Gatwick, aeropuerto al sur de Londres, situado a 46km aproximadamente del centro de ciudad. Investigando cómo llegar al aeropuerto a esa hora (no todos los transportes públicos funcionan hasta tarde)  me encontré con easyBus.co.uk, un típico servicio de bus que te lleva desde algún punto de la ciudad hasta el aeropuerto. Reserve uno que pasaba a las 3.00 AM por alguna esquina en la zona de West Brompton, y me dejaba a las 4.00 AM en Gatwick. Ahora lo unico que habia que resolver era, cómo viajaba desde la casa de Juan hacia la parada del bus para llegar a las 3.00 AM si no habia tubes ni buses. Facil, me tomo el ultimo tube a las 00.00hs y “hago huevo” en la parada hasta las 03.00 que pasa el bus.

El lugar por donde tenía que pasar el bus era una parada común y corriente en una calle bastante turbia, lo más tétrico era que estaba a una cuadra de un cementerio muy “creepy” con un personaje que estaba parado en la vereda mirando y balbuceando cosas que no se entendían, ni siquiera parecía inglés, digno de una película de suspenso.

London Minicab

London Minicab

No pasó mucho hasta que cayeron 2 personas más (que suerte!) que habían reservado el bus también. Sarah, una chica Australiana que estaba viviendo en Londres hace un tiempo y se dirigía hacia Barcelona a visitar una amiga de vacaciones, y un personaje muy simpático el cual no recuerdo su nombre, pero llamémoslo “el Búlgaro”. Junto con ellos, estuvimos esperando el bus que nuuuunca llegó, y ya eran las 3.30AM. Luego de un rato discutiendo cuál era el plan de acción más económico para llegar al aeropuerto, decidimos compartir un mini cab (tipicos taxis ingleses) hasta una estación de buses, creo que era Victoria Station ya no recuerdo bien, e intentar subirnos a algún bus del National Express que nos lleve a Gatwick. Nos tomamos el mini cab los tres desconocidos.

Para cuando llegamos a la estación, ya éramos menos anónimos, o por lo menos el búlgaro y Sarah ya sabían donde quedaba Argentina, y yo ya tenía una batería de consejos muy útiles sobre mi próximo destino (el Búlgaro conocía bien Amsterdam, luego entendí que le encantaba la joda y allá había bastante). Ahora a buscar un bus que nos lleve a Gatwick!.

Tuvimos mucha suerte, justo estaba saliendo uno para el aeropuerto ni bien llegamos, a esta altura debíamos apurarnos para poder llegar a horario. Claramente no teníamos un ticket para subirnos, pero Sarah, la más experimentada del grupo, rápidamente ofreció una “pequeña contribución monetaria“ al amigo que estaba acomodando los bolsos para subirnos sin ticket. Increible, la famosa “cometa” no conoce límites culturales pensé. Así emprendimos viaje para el aeropuerto un poco más relajados, con la tranquilidad que llegabamos a tomar nuestros respectivos vuelos.

Bus National Express

Bus National Express

Una vez que llegamos a Gatwick, hicimos los tramites pertinentes y nos quedamos charlando tomando café en el aeropuerto los tres, como quien dice, “pegamos onda”.

Si bien corrimos bastante para llegar a tiempo, sinceramente, esta fue una de las experiencias más gratas del viaje, de un momento para el otro, tres desconocidos nos unimos para poder llegar a destino y en el camino nos fuimos conociendo. Intercambiamos facebook entre todos, con el búlgaro perdi contacto, pero puedo decir que debe haber sido una de las personas más alegres y amistosas que conocí en el viaje, el tipo estaba siempre con una sonrisa en la cara, en un momento cuando ya nos teníamos que separar, me comento: “Que divertido que fue esto!, esta corrida hacia el aeropuerto no la voy a olvidar jamás”. Yo tampoco Bulgaro!

Una frase muy común en el tube de Londres, "Mind the Gap"

Una frase muy común en el tube de Londres, “Mind the Gap”

Una selfie en Piccadilly Circus

Una selfie en Piccadilly Circus