Llegar después de las 00hs al aeropuerto internacional Fiumicino de Roma, no es muy práctico que digamos, él mismo se encuentra a unos 30 km aproximadamente de la ciudad, los transportes no pasan luego de las 12 de la noche, y el último bus que va desde el aeropuerto hasta la ciudad de Roma justo se acababa de ir cuando pude averiguar donde era la parada.

Taxista indignado

Taxista indignado

La situacion: aeropuerto 00.15hs, cansado, cargando mochilas, calor agobiante y de muy poco humor me dispuse a preguntar cuanto salia un taxi hasta Termini (estación terminal de trenes, mi hostel quedaba a 2 cuadras de ahi). Cuando escuche lo que me quería cobrar el tano no pude evitar largar una carcajada, de esas que salen por lo desubicado o desencajado que suena algo para uno, quería cobrarme 60 euros (pero vo’ so’ looooco’??). De más está decir que prefería dormir en el aeropuerto antes que me estafaran de esa manera. Por suerte no estaba solo en mi frustración, una familia de brasileros y una parejita de alemanes estaban en la misma que yo, a todos le querían hacer pagar una fortuna y estaban indignados. Quedo a la vista lo que debíamos hacer, se armó el equipo multinacional y fuimos a regatear un precio razonable por que nos llevaran a nuestros respectivos hostels. El taxista, cual tano bien expresivo y exagerado, al principio estaba super indignadisimo, se quejaba, parecia que le hubiésemos propuesto que mate a la madre masomenos. Por suerte conseguimos un precio aceptable y el buen señor taxista cargo las maletas y todos nos subimos al taxi multicultural romano. La familia brasilera sentada más adelante conversando con el taxista, y atrás, junto a la pareja de alemanes, el argentino que les escribe. Al cabo de un tiempo de viaje, en plena autopista, escucho la voz del tachero a los gritos, y he aquí la conversación que me acuerdo traducida:

Taxi Romano

Taxi Romano

– Tachero: “¡¿Argentino?! ¡¿Quiennn es Argentino?!

– Brasilero: “El que esta ahi atras!”

– Tachero: “Ey!! ¡¡¿¿Vos sos Argentino??!!”

– Yo: “Si !! ¿Vos tambien?”

– Tachero: “No, no! Yo soy Italiano pero me encanta Argentina!! Rosario, Buenos Aires, Córdoba, bla bla bla…”

– Yo: “Que bueno! Conoces bastante de Argentina! bla bla bla…”

– Tachero: “Ssii soy fanatico de Argentina!!” (sisi me dijo que era FANATICO)

Y así fue como todo el viaje el taxista se la pasó contándonos sus aventuras por Argentina y lo mucho que le gustaba la gente de nuestra tierra, sobre todo las mujeres de Rosario, parece que el mito sobrepasa el atlántico. La verdad que es lindo que alguien de otro país te cuente cómo ve el tuyo, y que sea de una manera tan agradable, la mayoría de las personas con las que hablé que estuvieron por nuestros pagos resaltan la calidez y solidaridad de nuestra gente. ¿será que no somos tan malos como nos creemos? Sin embargo, lo próximo que sucedió fue gracioso y muestra el otro lado que habla tambien de como nos ven.

Si vas a tomar uno, trata de compartirlo.

Si vas a tomar uno, trata de compartirlo.

 Luego de dejar a los alemanes (que no entendieron nunca nada de lo que sucedía en ese taxi loco con brasileros riendose e italo argentos gritando), nos dirigimos para Termini, la familia brasilera también se hospedaba en un hotel cerca. La zona donde queda Termini, es de lo “menos lindo” de la ciudad y al parecer “peligroso”, me hacia acordar a Constitución por hacer una comparación. Nos bajamos todos juntos en la estación, a 3 cuadras del hotel de los cariocas, yo tenía que cruzar la estación y caminar 3 cuadras mas. Mientras nuestro fanatico numero uno bajaba las mochilas y bolsos:

– Taxista (a la familia brasilera): “Cuidado aca, tengan cuidado que aca es medio peligroso a esta hora, cuídense.”

Luego me mira, y luego de una pausa exclama:

“Bueno, a vos que te voy a decir!! Vos sos argentino ya conoces como es esto!!”

Nos reímos entre todos complicemente, nos saludamos y se fue cada uno para su hostel. En el camino me fui pensando sobre nuestra descendencia española e italiana, si tengo que elegir a quien nos parecemos mas, es sin duda alguna, a los Italianos.