Oktoberfest Villa General Belgrano 2014          

  ¿Fue este el último atisbo de viaje preparatorio para la gran travesía en el otro lado del mundo? Quedando 6 meses antes del gran periplo, que buena sensación no poder responder esa pregunta, quizás surja algún otro mini viaje despedida, no lo se.

Lo que puedo asegurar, es que fue el primer Oktoberfest que experimenté y no será el último de seguro.

            El viaje estaba preparado hacía un par de meses, Car y Gera se habían encargado de reservar la cabaña para 5 personas en un pueblito llamado “Los Reartes” a 8km de Villa General Belgrano, el lugar donde se lleva a cabo el Oktoberfest. Lo único que quedaba por confirmar ese viernes era el auto que habíamos alquilado. Habíamos reservado una Volkswagen Suran para ir bien cómodos, pero surgieron algunos contratiempos por los cuales terminamos con un Peugeot 206 para 5 personas, pero con las mismas ganas de disfrutar del fin de semana y de la cerveza.

            Cada vez que salgo a la ruta lo vuelvo a confirmar, me gusta el viaje en auto, mirar el paisaje, el movimiento, la música sonando de fondo, los mates entre amigos y la sensación de libertad que provoca dirigirse a cualquier lugar lejos de la rutina y lo cotidiano.

             Villa General Belgrano es una ciudad ubicada en la Provincia de Cordoba a unos 90km de la capital de la provincia aproximadamente, dentro del llamado “Valle de Calamuchita”. Es una colonia mayormente Alemana, aunque tambien existen descendientes Austriacos, Italianos y Hungaros. Nosotros fuimos por una sola razon: Cerveza!!! (Sisi, viajamos 700 km solo para tomar cerveza). En realidad, fuimos a disfrutar de los últimos dias del Oktoberfest!.

            Originalmente la fiesta nació con el matrimonio entre el Príncipe Luis I de Baviera y Teresa de Sajonia y Hildburghausen en el año 1810. Tuvo tanto éxito que desde entonces ha continuado creciendo hasta convertirse en una importante y multitudinaria celebración. En Argentina el Oktoberfest se celebra desde 1964 durante el primer y segundo fin de semana de Octubre. En 1972 se declaró Fiesta Nacional y participan varios productores de cerveza artesanal, grupos de danzas étnicas, y la gente local que prácticamente vive del turismo de la ciudad.

Sábado:

Cerveza!

Cerveza!

Allí llegamos, Gera, Car, el Tincho, JC y quien escribe, sedientos del elixir de los dioses (?), sin saber bien que esperar, ya que era nuestra primera vez, el único experimentado era JC que hacia 2 semanas habia estado en el Oktoberfest original en Munich, Alemania. Cuando bajamos del colectivo que nos llevó a la Villa (luego de varios intentos fallidos de hacer dedo en la ruta), eran las 20:00 hs aproximadamente del Sábado. Nos encontramos con un panorama delirante: la gente tomando en la calle, todos alegres, con sus vasos de litro colgando o agitándolos en el aire llenos de cerveza. Hubo momentos donde parecía que llovía, pero solo eran las gotas de cerveza empapándonos que volaban de los chops alzados que chocaban. Ese día fue nuestro bautismo y aprendizaje, llegamos tarde, la fiesta estaba en su punto culmine, no pudimos entrar al parque cervecero por que no había mas entradas, por lo que divagamos fotografiándonos con personajes bizarros entre las calles abarrotadas de alegría y alcohol, comimos con los amigos y el primo de Car, dimos mas vueltas, y volvimos a la cabaña con una cuota de saciedad cumplida, y las ganas de revancha al dia siguiente.

Domingo:

Asadito, Fernet y pileta!

Asadito, Fernet y pileta!

 El asadito y pileta del día siguiente, nos preparó mejor para nuestro siguiente encuentro, un poco más fogueados, nos dirigimos a la Villa nuevamente, parados al costado de la ruta esperando el colectivo, obtuvimos nuestra primera revancha. Conseguimos que nos llevaran a dedo, Tincho, JC y yo nos apretujamos en la parte de atrás de un Ford Ka, y dejamos que nuestros amigos Paraguayos que hacia 8 años que vivían en Cordoba nos llevaran a destino, por otro lado a Gera y Car los llevó una persona local en camioneta. Hoy si, llegamos temprano, con comida en el estomago y entradas en mano, no podíamos fallar.

El parque cervecero es un predio abierto, en donde se encuentran los stands de cerveza artesanal, llevas tu chop o vaso, pedis la cerveza que quieras y te llenan el vaso. La onda del lugar esta muy buena, hay un escenario donde se realizan las danzas típicas de cada comunidad, hay música, y la gente esta disfrutando a pleno. El lugar abre a partir de las 11 de la mañana, pero por experiencia y comentarios a partir de las 16.00hs-17.00hs va llegando el grueso de la gente, y alrededor de las 21.00hs ya esta en su punto culmine. Como resumen, estos son los puntos a favor y en contra del Parque:

A Favor:

  • Buenas cervezas artesanales
  • La buena onda de la gente.
  • A pesar de la cantidad de gente es un lugar limpio.
  • Practicidad a la hora de pedir una cerveza.
  • Para los muchachos: muchas chicas lindas.

En Contra:

  • Cuando se empieza a llenar de gente es difícil llegar al baño.
  • Pocos stands con comida típica alemana o comida en general.
  • Precio de la cerveza.
  • Si salis, no podes volver a entrar.

 

En el parque cervecero

En el parque cervecero

            Debo decir que hacia bastante que no pasaba un fin de semana tan divertido, esto de irse lejos, viajar y cortar con la rutina definitivamente es para mi. Por supuesto todo toma un sabor incluso mejor cuando es compartido con amigos. El 2015 me va a agarrar lejos de Argentina, pero de seguro por Octubre me vendrá el recuerdo de este viaje, y hasta quien te dice, encuentre algún festival de la cerveza del otro lado del mundo.

A continuación dejo información útil sobre el festival: